Archivo de la etiqueta: kaizen

A tu cerebro no le gusta la Innovación

Hace ya mucho tiempo que la innovación está de moda. Da igual de que sector o ámbito de la vida se trate, ahora mismo innovar es un valor añadido. Es algo que toda empresa quiere conseguir o que toda persona desea para sí mismo. Pero, ¿qué es innovar? ¿cómo se hace?

Existen muchas teorías acerca de la innovación, pero a día de hoy ya existe un consenso más o menos claro en que Innovar es crear algo nuevo e introducirlo en un mercado con éxito -y no tiene porqué ser con ánimo de lucro-.

No sólo tiene que ser novedoso, sino que además alguien debe querer tenerlo y/o utilizarlo.

brain-bulb-storm

Y además de existir un acuerdo sobre que es la innovación, también está claro cuál es el principal ingrediente para conseguir esa innovación: las personas. Personas con conocimiento, experiencia e iniciativa que sean capaces de crear nuevas ideas que mejoren en algo la vida de los demás. Pero esto último no es sencillo.

Y vamos a explicar por qué…
Sigue leyendo

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page

Sacarte todo de la cabeza (GTD Objetivo 1)

Después de repasar algunos aspectos importantes sobre cómo funciona nuestro cerebro a la hora de organizarnos y en nuestra rutina en el trabajo, comenzamos con nuestro primer objetivo para trabajar en un plano relajado y productivo: sacarte todo de la cabeza.

Para ello, deberemos buscar un sistema externo fiable donde guardar toda esa información y recordatorios que solemos almacenar, y que además sea sencillo de consultar para poder hacerlo en cualquier momento.

sacarte todo de la cabeza

Y cómo ya hemos visto, uno de los métodos más extendidos y reconocidos para conseguirlo es Getting Things Done, el método de organización personal que se basa en el principio de que una persona necesita liberar su mente de las tareas pendientes guardándolas en un lugar específico. De este modo, no es necesario recordar lo que hay que hacer y se puede concentrar en realizar las tareas.

Sigue leyendo

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page

Getting Things Done, el método

Después de descubrir porqué no deberíamos utilizar nuestro cerebro cómo sistema para organizarnos y las consecuencias de hacerlo, pasamos a buscar opciones para tener un sistema externo fiable de organización. Y en mi opinión, a día de hoy, el mejor método para conseguirlo es Getting Things Done (GTD para los amigos).

De hecho no es sólo una opinión mía, ya que Getting Things Done está a día de hoy aceptado mundialmente como uno de los métodos más eficientes de organización personal.

getting things done

Ya hablaremos de la diferencia entre un método y un sistema; el objetivo ahora es que puedas empezar a experimentar de forma más o menos guiada con Getting Things Done, intentando encontrar los primeros cambios en tu sistema de organización con los que te sientas cómodo, y que estos cambios te lleven a mejorar en algo la forma en la que te organizas.

Puede que en todo lo que voy a contar haya cosas que ya haces, o que ya sabes, …incluso cosas que has probado y no te funcionan. No pasa nada, muchos te dirán que Getting Things Done es perfecto. Yo no, adáptalo a tus necesidades. Para mi que consigas una pequeña mejora en tu sistema de organización ya sería una satisfacción muy grande, pero empezaremos despacito, y con buena letra…

Ya habrá tiempo de ir mejorando poco a poco.
Sigue leyendo

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page

Efectividad Personal (y no Productividad Personal)

Desde hace más o menos año y medio hago bastante formación con nuestros diferentes clientes sobre Productividad Personal, Efectividad Personal, Getting Things Done, etc., y sois muchos los que me habéis dicho que sería una buena idea escribir sobre ello.

Yo soy de los que opino que aplicar la mejora continua al cómo te organizas personalmente puede cambiarte la vida (literalmente), y dado que es algo que considero muy relevante y que utilizo en mi día a día… ¿por qué no compartirlo abiertamente?

Efectividad Personal

Llevo trabajando mi forma de organizarme a nivel personal desde siempre, pero soy relativamente nuevo siendo consciente de ello. Me explico. Desde hace muchos años intento ir mejorando la forma de organizar mi vida, y lo he ido haciendo de forma paulatina utilizando diferentes herramientas (Email, Calendario, Agendas, etc..), pero no hace mucho que descubrí que existe un campo de estudio dedicado expresamente a ello. Y esto fue hace un par de años y gracias a mi gran colega Jordi Falguera, que en una de las habituales formaciones internas que hacemos en la UST Agile Practice me descubrió el mundo de la Productividad Personal y Getting Things Done.

Resulta que todo eso que yo venía intentando hacer desde hace años era un campo de estudio en si mismo y ya existían métodos definidos y probados. ¡Que cosas! Alguien se me había adelantado.
Sigue leyendo

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page

Retrospectiva Agile (con Retromat)

Durante la retrospectiva agile, también conocida como “retro”, el equipo reflexiona sobre lo que ha ocurrido durante la anterior iteración e identifica acciones para enfocarse en la mejora continua.

Dentro de esta reunión, identificada como una de las ceremonias de Scrum, y que tiene un timebox máximo de tres horas, el equipo reflexiona sobre el trabajo del propio equipo a nivel cualitativo y cuantitativo, tratando de descubrir que está funcionando bien, que no, y que podemos hacer mejor en el futuro.

Retrospectiva Agile

La parte cuantitativa de una retrospectiva agile es relativamente sencilla de abordar y de entender, siempre y cuando tengamos acceso a datos sobre trabajo y el desempeño del equipo. Mediciones de la velocidad del equipo, valor entregado, densidad de defectos o incluso métricas sobre la felicidad del equipo son muy relevantes en el día a día de los buenos equipos agile, y pueden darnos pistas a la hora de proponer acciones de mejora. Teniendo un histórico de todos los datos que como equipo consideremos relevantes, podemos hacer comparaciones y detectar tendencias o puntos de inflexión que hayan afectado a la productividad, y conseguiremos extraer conclusiones mas o menos claras de lo que ha ido ocurriendo en el equipo a lo largo del tiempo.

Por lo tanto, la parte cuantitativa de una retrospectiva agile parece una tarea sencilla, pero no es el caso de la parte cualitativa…
Sigue leyendo

Share:
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInBuffer this page